El ser, el siendo y el seré...

01:56 AM. Cierra los ojos, Déjate seducir por el sueño, Contempla tu inconsciente, Mientras tus oídos... ...Se apoderan del silencio...

jueves, 28 de junio de 2018

Iceberg. / Umiel - 27JUN018



Mar de noche, 
tiburones nadando,
solemnidad oscura y fría;
comportamientos errantes,
administrados
de forma privada.
(En mi refugio,
no pronuncio palabra)

Sol de noche,
la herida empalagada,
de abejas asesinas;
el colmo de una lágrima,
que no sale del pecho
y me retuerce en la cama.

(En mi refugio,
transito la agonía...)

...Como una daga,
que corta la piel
y no moja,
como una piel curtida 
que no sangra,
como un dolor 
que ya no se llora,
una decepción 
que no vale la pena;
padezco en silencio.
Sufro lento
y sano torpemente,
de nuevo.

Hoy tengo la oportunidad 
de escribir desde la pena,
y decirle al dolor que se deje de joder,
decirle al dolor que pare de romper;
que mantenga quieta sus manos,
que se largue de aquí,
y que jamás será bienvenido,
si decide volver.

La frustración,
se ha convertido en una psicópata
obsesiva dulce y bella,
que me persigue,
hasta en mis exilios
más fríos,
en Siberia.

y comencé...

¿Cómo te llamas?
¿Quién eres?
¿Aún no sabes dónde te duele?
Hoy ¿Qué decepción prefieres?
¿Qué deseas?...
Declara una intensión
e intenta dormir bien de noche;
no esperes algo de nadie
y haz lo tuyo.
Somos monos erguidos,
no ángeles caídos;
siempre lo supiste.
más que la treta,
esto es, 
sí;
un teatro.

Manchas de humedad en la mirada.
Ojos secos.

El cenicero repleto
me recuerda que actúo,
como sí mis pulmones
fueran culpables de algo,
en todo esto.
De lo que queda por hacer,
espero que no solo
sea aprender,
a mentir mejor.
Y hoy tengo la posibilidad de escribir,
una poesía desde el alma.

jueves, 21 de junio de 2018

De anexos y referencias. Acto N°1 / Umiel - 20JUN018.



No voy a apresurar conclusiones,
ni tampoco a censurar esta poesía.
Táctica defensiva: 
En pose.
"Como si solo supiera su nombre".

En principio,
casi por instinto,
no la miré a los ojos.
Me coloqué lejos de sus palabras.
No así pude lidiar con su presencia;
tenazmente hermosa,
creí que su silueta,
sonrojaría a los años más dulces
y sabrosos,
en el que el gusto
 se gesta en el vino.

Siempre hay algún recuerdo,
con imágenes,
que insiste;
impertinente.

Nunca nuestro encuentro,
ha sido igual a otro encuentro,
con cualquier otra persona.
Táctica defensiva.
Observación cuasi participante.
Pose: espectador y oyente.

Ella,
tenía cosas que decirme
y mostrarme.
Oí,
la vi, entre su desorden;
juntar lo mejor que sí
entre sus manos;
con ello limpiarse un poco de tristeza
de su rostro;
y permitir que su belleza,
brillara.

En ningún momento contestó a mi pregunta,
jamás opinó en como se sentía;
entre tomar su mano
y buscar su mirada entre algunas lágrimas,
las risas se mezclaron con sus logros
y terminó danzando entre palabras
en el living de su casa.
Con lentes y vestido de corazones,
con cierta elegancia y pañuelo.

Temí,
al imaginarme mirándola;
mientras hablaba y se movía
frente a mí.
No resistí testigos;
admito replegarme y huir.
Confieso además,
guardarme un beso,
que no le dí.

miércoles, 16 de mayo de 2018

De grises coyunturales. / Umiel - 16ABR018


...Se trata de una poesía
distribuida dentro de botellas,
que a pesar de toda marea,
terminan siempre,
en la misma orilla...

Y ya no me divierte ni satisface,
diseccionar cadáver
ninguno.
Ni el nuestro,
ni el de otro,
ni el tuyo,
ni el mío.
Este réquiem es un fracaso
y esta despedida una farsa.
Es triste cuando el pasado 
no te sirve para nada
(o para tan poco),
el presente desnuda su cinismo obscenamente
y el futuro es como una llama
que hace más ceniza,
que luz.
y al ser invierno
quedamos atrapados,
en ser tan mortales
y sentir frío.

No quiero perder nada
y te ofrezco esto igual.
Soy como una poesía herida
que se va a sanar sola,
en la oscuridad.
Dejando una estela de sangre,
al marcharse.
(Por suerte
tu vanidad y tu pereza
te visten de anzuelo, 
para cazar.)

Sin cruzar los dedos
voy a destrozar a golpes
un desastre impecable,
una obstinación ciega
e insobornable;
lamiéndote las debilidades,
ante la única aspirina posible,
 la de pelarse los cables
con los pies descalzos
y ponerse a llorar.
(o salir a la lluvia)

¿Crees qué existan otros animales que pierdan tanto el tiempo deseando lo imposible?

Dame algunas palabras hermosas,
o bésame la boca;
que hoy,
es suficiente para mí.
Brindemos si quedó
alguna promesa
al llegar hasta aquí;
o simplemente caminemos,
casi siempre quedo medianamente
satisfecho;
al verte sonreír,
carcajada tras carcajada,
reír y reír.

No quiero decirte nada
y te lo digo igual;
soy una poesía ebria
vomitando tinta y perlas
en mi memoria 
y en la oscuridad.
Esa que tanto me gusta,
para evadirme de la realidad.

Al final soy una poesía desnuda
abandonada en una extraña ciudad,
sin retórica cerca
y sin nadie en quién confiar.
Y la policía...
La policía está por llegar.
(suenan las sirenas)
Y yo tan puesto,
yo tan honesto,
tan carnal.

Las decisiones de mi furia
tuvieron pretensiones insostenibles,
dadas las circunstancias.
Estoy harto de extrañar a personas,
que ya no conozco.
...Al fin y al cabo...
¿De quién estoy escapando?
Me guardo secretos por respeto
y otros por miedo, además.
Y espero a alguien que haga
un soñador de un loco,
pues no hay plan B,
no hoy;
una vez más.

viernes, 13 de abril de 2018

Sensibilidad aguda y vista panorámica. / Umiel 13ABR018


Brillante y delicada,
continuó sensual pronunciando aquel poema,
escrito en invisibles letras,
lenguaje íntimo en lengua animal,
nadando en mi sangre,
tatuadas en las paredes de mis venas;
cautivando mi instinto de hambre.

Entró desnuda y decidida a recitar,
aquel poema encontrado,
un tesoro fuera de su refugio,
en sus manos...
Mi oda de magia carnal,
sueños de una criatura romántica de cuerpo animal.

Y en consecuencia.

Amanecí abrazándote hasta los huesos,
sumergido en el ansia de un beso
que aún no termino de darte.

Conteniendo una erección que se nota,
siento vergüenza y miedo luego de anoche;
y sonrío.
Sonrío irónico
y altivo.

Ya no sé cuán soy de valiente,
ya no sé cuán soy de demente,
pero te llevo en el rostro saciado
y en las ganas de volver a verte.

Y ninguno volvió a prometerle al otro
que seríamos el único libre, 
de sus esclavos.
Sin embargo abro el regalo,
y agradezco.

sábado, 24 de marzo de 2018

Luna de día. / Umiel - MAR018



Supe sentenciar.

Lo sé,
en algún sitio se encuentra;
sin embargo,
no la buscaré.
Siempre apareció sin avisar,
entre Sarandí y Dock Sud,
en el Roca;
de Tolosa hasta Bernal.
Una vez llegó hasta Brasilia,
y se trajo promesas de Uruguay.

Supe acertar.

Ví un colibrí
beber algo
de un atrapa sueños vertebral,
y recé;
recé para que el recuerdo,
no me de la espalda;
nunca más.

A una flor se le quiebran las piernas,
el néctar ahoga hormigas
y en este verano;
Otra primavera pasa,
por pasar.

Alicia,
tengo severas dudas sobre tu existencia,
ya no te querré,
si no me quieres;
el deseo decepcionado,
solo recibe deseo
a cambio.

¡Reflejo mío!
¡reflejo del mío espejo!
¡¡¡Cállate!!!
(Que son solo molinos)
Se trata de una fantasía recurrente,
como una oración desolada
a la estampa del Santo de la Frustración.
Hace tiempo ya,
carece de mirada;
se ausentan,
en cada visita,
sus ojos.
Han pasado años
y nadie aún
ha definido su silueta.

La danza de la sombra del fantasma
de una marioneta,
al roce del aliento de mi voz
que pronuncia palabras en silencio,
muy dentro mío,
junto a tesoros, rencores y secretos.
Simplemente retorna,
debido a algún vicio;
o porque la alimento
de algún modo.

Aunque la prudencia lo desaconseje,
y luego los efectos lo cercioren...
Aunque no tenga sentido,
ya que has vuelto, respóndeme:
¿Tiene sentido preguntarte;
cuál es el sentido de lo sentido,
para ti, Alicia?

Si no vas a responder, aunque hables;
deja tus intensiones deslizándose
en recuerdos de cera.
Hoy hay luna de día,
y quiero creer.